sábado, 15 de diciembre de 2012

Estado Comunal es una contradicción



En 1871, ya había terminado la guerra franco-prusiana, y el pueblo parisino sufría por la creciente pobreza, la escasez de alimentos, los destructivos bombardeos prusianos, las medidas económicas del nuevo gobierno de Thiers, y en parte a las retaliaciones económicas de la guerra por parte de Prusia. El descontento popular parisino era una certeza, y el levantamiento popular inevitable. Así empezó la Comuna de París.

En Venezuela se intenta implementar algo que el gobierno nacional ha llamado "Estado Comunal", lo cual dista muy lejos de lo que fue aquella interesante experiencia de la Comuna de París. La gran diferencia a resaltar es su origen: La Comuna de París fue un movimiento social horizontal (entre iguales) y espontáneo, mientras que el Estado Comunal es producto de las instituciones del Estado (principalmente, el gobierno nacional y otros órganos del poder público), lo que lo hace una iniciativa vertical: de arriba a abajo, entre gobernantes y gobernados. La Comuna de París fue una iniciativa de la sociedad parisina, quienes desde hacía años exigían más autonomía para la ciudad, de la cual sí gozaban otras ciudades francesas. En cambio, en la sociedad venezolana no existe un deseo generalizado por tal forma de organización, de hecho, ni siquiera es del todo comprensible para todos de que trata dicha forma de organización.

Al ser un movimiento social, la Comuna de París representó una amenaza para el poder establecido, en cuanto establecía una organización autónoma e independiente del poder central. Es decir, estuvo fuera de las regulaciones, leyes, reconocimiento y control del Estado francés. De hecho, la Comuna de París fue una oposición -quizás consciente o no- al Estado francés. Tan opuesto es la idea de la Comuna al Estado, que muy pronto el Estado francés respondió a esta iniciativa popular con el asedio de la ciudad y la masacre de muchos de sus participantes. En cambio, en el Estado Comunal, la Comuna es parte integral del Estado venezolano, con una base jurídica definida, unas regulaciones y límites establecidos. Es decir, goza de un poco de autonomía y no es independiente. En cierto modo, la Comuna de París no tenía más limitaciones que las limitaciones físicas de recursos para llevar a cabo sus acciones; pero la Comuna venezolana estará restringida al poder ejecutivo y nacional, en cuanto a autorizaciones y dependencia del capital financiero, físico y humano por parte del Estado.

En lo personal, vaticino que el Estado Comunal será un fracaso, al menos en el corto y mediano plazo. Esto debido a que, al ser una iniciativa que proviene desde el gobierno, quiere decir que no goza del apoyo popular. En Venezuela no existe una cultura arraigada para la participación política directa, que vaya más allá de la elección de representantes. El Estado Comunal no entiende ni respeta la idiosincrasia del pueblo venezolano, más acostumbrado a las alcaldías y gobernaciones para resolver sus problemas. Ya es muy difícil lograr que las personas vayan a una Junta de Condominio, será peor en el caso comunal. Esto podría resultar si se logra romper esa barrera cultural que evita la participación popular directa, pero que es algo que sólo se puede lograr a largo plazo. Sin embargo, esa visión a largo plazo estará determinada por las próximas elecciones a las alcaldías, ya que de volver a ganar el oficialismo, con una mayoría amplia de alcaldías, es posible que el gobierno pierda interés en el "Estado Comunal".

También podemos ver que, incluso, desde el punto de vista marxista, podemos destacar que existe dicha contradicción entre Comuna y Estado. El marxismo propone el comunismo como la etapa siguiente del socialismo, donde desaparece la estructura del Estado y se instala el de la Comuna: una organización horizontal, donde no existen jerarquías, clases sociales y en plena igualdad y libertad. El Estado representa una mal necesario en el marxismo, pero que necesariamente debe desaparecer. Sin embargo, dentro del Estado Comunal no se propone la desaparición del Estado, todo lo contrario, propone la fortaleza del Estado y la Comuna supeditado a él.

Por el lado de la oposición venezolana, que parece no tener un argumento más inteligente, se limitan a decir que "Comuna rima con comunismo". Lo cual es claramente estúpido, no sólo porque no rima, sino porque Comuna no quiere decir comunismo. Comuna proviene del francés "commune", que significa ayuntamiento o ciudad, y las comunas también existen en Francia, Chile, Colombia, como unidades político-territoriales, no muy diferentes de cualquier alcaldía, pero muy diferentes del espíritu de la Comuna de París... ¿O es que existe el comunismo en los países antes mencionados?

Yo apoyo la idea de la Comuna, pero no ésta. Puesto que la organización que propone el Estado Comunal no es una organización verdaderamente autónoma e independiente, y más que para resolver los problemas de la ciudadanía, parece más un instrumento de control por parte del Estado hacia el resto de los ciudadanos, eso si denotamos las pocas funciones de control que poseen estas comunas.

En fin, decía Groucho Marx que "Inteligencia militar es una contradicción", y ocurre lo mismo con el "Estado Comunal".

Víctor Camacho
Twitter: @victormanuelcs

jueves, 6 de septiembre de 2012

El botón "Me gusta"

"El hambre en Sudán" de 
Kevin Carter, ganadora del premio 
Pulitzer en 1994
El famoso botón de "Me gusta" es más complejo de lo que parece. Me causa mucha gracia que las personas pidan un botón de "No me gusta", cuando muchos ni siquiera saben usar el de "me gusta".

Este pequeño botón no es solamente para indicar que una publicación es de tu agrado, sino también para indicar la buena calidad de la publicación. Es decir, una publicación puede ser desagradable, pero a la vez puede tener una buena calidad. Por ejemplo, una fotografía de la ONU mostrando la hambruna africana no es agradable, y es poco probable que te guste, a menos que seas un sádico; sin embargo, eso no quiere decir que el mensaje que se quiera transmitir es de mala calidad, quizás es todo lo contrario. Es decir, el "Me gusta" es como una especie de "¡Que terrible! Gracias por publicarlo", y no quiere decir que eres un maldito sádico si le das "like" (me gusta) a la publicación. Y de igual modo, ese like es una recompensa para la persona que lo publicó, y para que siga publicando cosas iguales.

Pero hay una crítica muy común al que hace aquel tipo de publicaciones: "¿Y en que ayuda eso a solucionar el hambre en África? ¿Acaso no es mejor hacer algo al respecto que estar publicando morbosidades en Facebook?". Lo que en parte tiene algo de razón, pero del otro lado, no. La información es muy importante para lograr la acción, y nunca vas a conseguir una movilización masiva de personas si estas no están conscientes de la magnitud del problema o, inclusive, de la existencia del problema. De hecho, mantener informado al público es en sí mismo una forma de actuar, y tan importante como cualquier otro tipo de actuación, y además, puede que sea hasta más complicado, pues quien informa también puede ser sometido al escarnio, a la censura, a la amenaza, pues a veces puede afectar a los intereses de un grupo de poder (gobiernos, empresas, mafias, instituciones religiosas).

En este sentido de transmitir un mensaje "socio-político", el me gusta es también un modo de compartir información. Las redes sociales, y en especial Facebook, están diseñadas para chismorrear: es casi como tener una omnisciencia social virtual. Y casi todo lo que un usuario hace, como darle un like a una imagen, también es visto por el resto de los usuarios. De ese modo, dar un sencillo like es un modo de transmitir información. Lo cual no es sólo importante para la masiva transmisión de los famosos "memes", sino también para transmitir problemáticas sociales, proyectos políticos, políticas públicas, un nuevo producto, un hecho noticioso, o lo que sea, y de ahí que tanto organizaciones sociales, como partidos políticos, empresas, gobiernos, grupos de personas y hasta personalidades le hayan dado tanta importancia al tema de las redes sociales.

Pero el "me gusta" también representa una conveniencia económica para la empresa Facebook. De ahí es que nunca va existir un botón de "No me gusta" en esta red social (ni en ninguna otra)... ¿Te imaginas que mal parado quedaría Facebook si algún inversionista tiene más "no me gusta" que "me gusta"? ¿O que ocurra igual con algún personaje político? Eso, sencillamente, generaría una polémica de la cual ninguna empresa se va a arriesgar.

Para terminar, y como dije al principio, el botón "me gusta" es más complejo de lo que parece. Inclusive, hay tarad@s que confunden el "me gusta" con un "me gustas"... Y así queda demostrado.

martes, 31 de julio de 2012

Venezuela al Mercosur y alguna que otra hipocresía


Hoy entra la "Pequeña Venecia" al Mercado Común del Sur (Mercosur), y como siempre, entre vítores y abucheos. Y en cierto modo, quizás ambos puntos de vista tengan algo de razón.

Lo más polémico es cómo llegó Venezuela al Mercosur: gracias a un golpe de Estado en Paraguay. El Tratado de Asunción, en su artículo 20, expresa que:
"La aprobación de las solicitudes será objeto de decisión unánime de los Estados Partes"
Por lo que dejar afuera la aprobación de Paraguay, que todavía es miembro de Mercosur, estaría en disonancia con este articulado. Sin embargo, en el Protocolo de Ushuaia, en caso de ruptura democrática, explica que las medidas en dicho caso "...abarcarán desde la suspensión del derecho a participar en los distintos órganos de los respectivos procesos de integración, hasta la suspensión de los derechos y obligaciones emergentes de esos procesos" (Artículo 5). Además, en el Protocolo de Montevideo (Ushuaia II), las medidas son más explícitas y agresivas (Artículo 6):
- Suspender el derecho a participar en los distintos órganos de la estructura institucional del MERCOSUR.
- Cerrar de forma total o parcial las fronteras terrestres. Suspender o limitar el comercio, tráfico aéreo y marítimo, las comunicaciones y la provisión de energía, servicios y suministros.
- Suspender a la Parte afectada del goce de los derechos y beneficios emergentes del Tratado de Asunción y sus Protocolos, y de los Acuerdos de integración celebrados entre las Partes, según corresponda.
- Promover la suspensión de la Parte afectada en el ámbito de otras organizaciones regionales e internacionales. Promover ante terceros países o grupos de países la suspensión a la Parte afectada de derechos y/o beneficios derivados de los acuerdos de cooperación de los que fuera parte.
- Respaldar los esfuerzos regionales e internacionales, en particular en el marco de las Naciones Unidas, encaminados a resolver y a encontrar una solución pacífica y democrática a la situación acaecida en la Parte afectada.
- Adoptar sanciones políticas y diplomáticas adicionales.De ahí que, la admisión de Venezuela, quizás sea dudosa y tramposa por aprovecharse de una coyuntura en Paraguay, pero está ajustada a derecho; del mismo modo en que el golpe de Estado en Paraguay estaba ajustado a derecho, pero de un modo muy dudoso y tramposo.
Pero saltemos de una vez a la parte hipócrita del asunto: El Mercosur es un esquema neoliberal de integración, no es un esquema de integración política, como lo es el ALBA, UNASUR o el CELAC. De hecho, el Mercosur no es muy diferente de un TCL (Tratado de Libre Comercio), puesto que es una forma más avanzada de TLC. Los que más se van a beneficiar de este acuerdo son las más grandes economías de América Latina: Brasil y Argentina, las cuales obviamente no se van a quejar de ello, y las grandes perdedoras son Uruguay y Paraguay, y ahora se le incluirá Venezuela.

Pero vamos a ilustrarlo mejor: Vamos a asumir una competencia entre bienes iguales, como lavadoras. En Venezuela, producir dicha lavadora cuesta 100$ dólares (obviamente es un ejemplo), mientras que en la Argentina cuesta 90$ dólares. Sin el Mercosur, la lavadora argentina estaría obligada a pagar aranceles cuando llegue a las aduanas venezolanas, lo que le aumentaría el precio a 110$. Eso protegería a la industria nacional venezolana, pues la lavadora venezolana sería más competitiva, más atractiva y accesible al consumidor. Pero ahora, con el Mercosur, la misma lavadora argentina ya no pagaría aranceles, lo cual no elevaría su precio y sería más atractiva y accesible al consumidor que el producto local. Eso destruiría la industria nacional, pues sería incapaz de competir con ello.

Algunos podría argumentar: ¿Destruir la industria nacional? ¡Pero sí ya está destruida, y Venezuela es principalmente un país importador! He ahí la hipocresía del asunto, puesto que en lugar de promover la producción nacional, nuestro gobierno "nacionalista, socialista y bolivariano" (3 palabras que no debería ir juntas), más bien está buscando el beneficio de las oligarquías brasileras y argentinas, que son las tienen la facilidad de exportar.

De algún modo, este gobierno que se dice socialista, y que ha tenido numerosas acciones proteccionistas, ahora se alegra de un tratado neoliberal y que, por definición, compromete la soberanía nacional.

Supongo que con esto último viene otra contradicción, puesto que el gobierno venezolano ha argumentado en contra del Sistema Interamericano de Derechos Humanos, alegando la defensa de la soberanía, pero el Mercosur implica comprometer la soberanía a niveles que, a mi parecer, son muchos más altos, como lo es en el sentido de perder la capacidad de controlar las políticas económicas, aduaneras, fiscales y monetarias, y cederlas al bloque regional.

Y así como una persona de izquierda que se respete no puede estar a favor de un TLC con EE.UU., es sólo lógico que una persona de izquierda que se respete no puede estar muy contenta con la entrada de Venezuela al Mercosur, porque en realidad las diferencias entre una y otra son ínfimas.

viernes, 27 de julio de 2012

Comprendiendo la Diversidad Sexual


Soy de los que creen que la fuente del odio es la ignorancia. Y esto es algo que se puede aplicar especialmente al tema de la diversidad sexual o los temas de los grupos LGBTI (Lesbianas, Gays, Bisexuales, Transexuales e Intersexuales).

Pero hay que ser realistas: el tema de la diversidad sexual no es fácil de comprender, y no sólo hay ignorancia sino también confusión en cuanto qué es qué. Y para empezar a entenderlo creo que los conceptos más importantes a entender son: sexo, género, orientación sexual eidentidad sexual.

El "sexo" son las características biológicas y reproductivas de cada ser vivo. De un modo más vulgar: son los genitales. De ahí que todas las especies, incluyendo al ser humano, se dividen en machos y hembras.

Cuando hablamos de "género" la cosa se complica aún más, porque se tiende a confundir el sexo con el género, cuando no es así. El género es una construcción social, pues son los roles que juegan cada sexo dentro de la sociedad, los cuales ya están predeterminados y son impuestos por las costumbres y los prejuicios. Es ahí cuando el macho se convierte en "hombre" y la hembra se convierte en "mujer", donde cada uno ya tiene o debe tener un comportamiento apropiado de acuerdo a su sexo: "Las niñas juegan con muñecas" y "los niños juegan con carritos", "a las niñas les gusta el rosa" y "a los niños les gusta el azul", son ejemplos claros de estas construcciones sociales.

La "orientación sexual" e "identidad sexual" son otros términos que se suelen mezclar y confundir, pero no son iguales. La orientación sexual, de modo sencillo, es a quien se siente la atracción, ya sea estos mujeres, hombres, animales, cosas, extraterrestres, etc. La identidad sexual se refiere al sexo del que la persona se siente. Para poner un ejemplo, a un hombre le pueden gustar las mujeres (orientación sexual) pero aún sentirse como mujer (identidad sexual). De hecho, conozco el caso de una transexual (un hombre) que se hizo la operación de cambio de sexo, pero su atracción sexual no es hacia los hombres (no es homosexual), sino hacia las mujeres. De igual modo, tampoco es igual los conceptos antes mencionados con la "identidad de género", que ya no se refiere al sexo, sino al género al que la persona se siente parte. Un ejemplo puede ser el hombre que se siente más a gusto con los roles de la mujer (vestimenta y comportamiento), pero que aún siente atracción hacia las mujeres y no hacia los hombres (No es homosexual).

¿Es complicado de entender? Pues al principio no es fácil, pues estamos acostumbrados... o más bien, nos han acostumbrado a ver el mundo en blanco y negro, y por eso cuesta entenderlo. Incluso, en mi caso personal, no había entendido las diferencias sino hasta hace unos pocos años. Se han hecho estudios de que las personas más "liberales" (abiertas a ideas, tendencias y personas) suelen ser las más inteligentes, y esto es algo obvio, puesto que a las personas menos inteligentes les es mucho más fácil una visión simplista del mundo, y les cuesta más entender un mundo complejo donde las respuestas no son en blanco y negro.

La peor parte sigue siendo las personas que creen o asocian a la homosexualidad con una enfermedad mental, ignorando totalmente que la Organización Mundial de la Salud declaró en el 1990 (hace 22 años) que homosexualidad no es una enfermedad mental. Sin embargo, en el caso de la orientación sexual, identidad sexual e identidad de género, estas continúan siendo clasificadas como un trastorno mental, lo cual hasta estas alturas yo considero un error, y para ello dejo el siguiente video:



El mundo es muy diverso. Todos somos diferentes y, de algún modo, también somos iguales. Podremos tener mil diferencias, pero como decía la primera imagen: Lo importante es que somos humanos.

domingo, 17 de junio de 2012

No nos salimos, sólo reformamos la CIDH

En cuanto a la posibilidad de que Venezuela se salga de la CIDH (Comisión Interamericana de Derechos Humanos), y en consecuencia, según dicen algunos, la salida de la OEA (Organización de Estados Americanos), lo veo como el escenario menos factible hasta el momento.

Creo que la estrategia del gobierno venezolano es la de "Divide y vencerás". En palabras más vulgares: es una alharaca para conseguir lo que quiere. ¿Qué es lo que quiere? Pues el control de los organismos internacionales. ¿Cómo lo quiere lograr? Pues a través de una reforma, tanto de la Comisión como de la misma OEA.

Hace poco, en la propuesta del candidato y actual presidente, en su objetivo 4, llamado "CONTRIBUIR AL DESARROLLO DE UNA NUEVA GEOPOLÍTICA INTERNACIONAL EN LA CUAL TOME CUERPO EL MUNDO MULTICENTRICO Y PLURIPOLAR QUE PERMITA LOGRAR EL EQUILIBRIO DEL UNIVERSO Y GARANTIZAR LA PAZ PLANETARIA" (sobre la geopolítica internacional), se expresa que se busca:
"Mantener política activa y liderazgo, conjuntamente con los países progresistas de la región, en el llamado a la urgente y necesaria reforma del Sistema Interamericano de Derechos Humanos y la Corte, por ser bastiones altamente politizados del imperialismo norteamericano" (Objetivo 4.3.4.1).
Ante ello reitera sus amenazas para lograr ese objetivo:
- Deslindar a Venezuela de los mecanismos internacionales de dominación imperial. (Objetivo 4.4.1)
- Denunciar los tratados multilaterales que limiten la soberanía nacional frente a los intereses de las potencias neocoloniales (Sistema Interamericano de Derechos Humanos, etc.). (Objetivo 4.4.1.1)Sin embargo, Venezuela sola no es realmente una amenaza para el sistema interamericano. ¡Bah! ¿Venezuela qué? ¿Que se quiere salir? ¡Que se salga! Pero resulta que no es solamente Venezuela, sino también Ecuador, Bolivia, e incluso Colombia y Brasil quienes se están poniendo de parte de las pretensiones venezolanas.
Así se expresa en la propuesta del candidato:
"Fortalecer los mecanismos de concertación política del bloque ALBA en los sistemas Interamericano y Universal, hacia su transformación integral" (Objetivo 4.1.1.2)
Es decir, se pretende lograr una coalición de países que impulsen una reformas, que de no hacerse, dicha coalición se retiraría del sistema interamericano. Si un sólo país se sale del sistema interamericano, es malo; pero si se salen 3 o 4, entonces estamos hablando de una crisis institucional, y de ahí la cuestión se vuelve mucho más seria para la integridad del organismo internacional.

En el caso colombiano y brasilero, puede que se vea algo extraño por parte de estos gobiernos ya que no están tan identificados con la "ideología bolivariana", sin embargo, se guían bajo la misma lógica venezolana, ya que Colombia tiene varios casos ante la comisión por delitos de lesa humanidad (está en la lista negra de la CIDH); y recientemente, en el caso de Brasil, la Comisión prohibió la construcción de una represa que destruiría el ambiente amazónico y el hábitat de numerosas especies, incluyendo indígenas (Brasil exige su derecho de destruir el ambiente).

Esto es algo así como la adolescente que quiere salir con su novio a medianoche, pero como sus padres no la dejan, entonces amenaza con lanzarse frente al metro. Quizás ella nunca lo vaya a hacer, sin embargo, es necesario tomar en cuenta esa amenaza. Y al final, ella logra su objetivo. Supongo que aquí me lucí comparando la política exterior venezolana (y ecuatoriana, boliviana, colombiana, brasilera) con las hormonas irracionales de una adolescente. La peor parte es que le está funcionando.

De interés:- "Programa de la patria 2013-2019": http://bit.ly/P7ndtL



martes, 15 de mayo de 2012

Y Venezuela dice: "Seamos como los gringos, un Estado forajido"


Hace unos pocos días, el presidente Chávez asomó la posibilidad de que Venezuela salga de la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH), un órgano adscrito a la Organización de Estados Americanos (OEA).

A pesar de que "las salidas" de Chávez se han caracterizado por su carácter hormonal, algo así como un "yo me salgo de aquí porque me arreché", esta vez ha disimulado sus hormonas "delegando" el análisis de dicha salida a un Consejo de Estado.

En todo este asunto hay muchas contradicciones, y vamos a empezar con las mismas justificaciones para la salida de la CIDH. En su discurso el mismo presidente dijo que la salida era necesaria puesto que esta organización está supeditada a los intereses de EE.UU. y tiene el fin de atacar a Venezuela. Sin embargo, en ese mismo monólogo, el mismo presidente criticó que...
"El primer país que desconoce esa Comisión Interamericana son los Estados Unidos y es un mecanismo que usa ese país contra nosotros".
Ahora bien, por un lado, si los EE.UU. violan las decisiones de la CIDH, ¿Acaso eso justifica que Venezuela también lo haga? ¿Acaso la lógica es: como EE.UU. es un Estado forajido (fuera de las leyes internacionales), por lo tanto nosotros también debemos serlo?. Del otro lado, analizando lo dicho por Chávez, si EE.UU. también viola las decisiones de la CIDH, eso quiere decir que este órgano NO está supeditado a los intereses imperialistas, ¿No es así? De hecho, hay numerosos casos tanto ante la Comisión Interamericana que implican a los EE.UU., y sin duda uno de los hechos que más llama la atención es el llamado de la CIDH de cerrar la base de Guantánamo, de proteger la integridad de los reclusos e, inclusive, le ha pedido realizar visitas a dicho centro de detención... Y todo esto desde el año 2002, hace 10 años atrás.

Entre las diferentes resoluciones, medidas cautelares y comunicados de la CIDH sobre Guantánamo podemos encontrar las siguientes:
La obvia pregunta es: Si la CIDH está para favorecer los intereses de EE.UU., ¿Cómo una medida en contra de Guantánamo beneficia a los EE.UU.? De hecho, no lo hace. Y con esto sólo he hablado del caso Guantánamo, no he hablado de los casos de pena de muerte, de violación del derecho de asilo y refugio, violación del derecho a salud de los inmigrantes, y entre otros tantos que me da flojera contar.

La soberanía, la excusa favorita de los Estados forajidos como Gringolandia, que los deja por fuera de numerosos tratados de derechos humanos como la Convención Americana y el Estatuto de Roma, es también esgrimida por el gobierno "revolucionario". Es como si olvidáramos que la soberanía es un término del siglo XVI, que nació de la boca de Juan Bodin, y que era para justificar el poder absoluto del rey. Más tarde, y después del liberalismo, esta se volvería la excusa favorita de las grandes potencias de los siglos XVIII, XIX y XX para justificar y hacer valer sus territorios en ultramar frente a otras potencias. Estamos sin duda ante un término arcaico, que en lugar de darle preponderancia a la persona humana o a la misma sociedad, se la da al Estado. Probablemente, la soberanía es uno de las conceptos más antidemocráticos e inhumanos que haya inventado el pensamiento político. Y esto sin olvidar que, irónicamente, todos los tratados son una expresión de soberanía del Estado, en la cual el mismo se obliga a cumplir dichos tratados (Pacta sunt servanda).

Algo que es una gran ironía, es el hecho de la crítica de que Cuba no pertenezca al sistema interamericano, y ahora, vemos que Venezuela quiere salirse de ese mismo sistema del cual Cuba fue expulsada. ¿O es que acaso el alboroto que se armó porque Cuba no asistiría a la Cumbre de Las Américas era para que dicho país siguiera estando fuera del sistema americano? (Un poco de coherencia señores).

En caso de que Venezuela salga del sistema americano de DDHH., la imagen del país se vería seriamente afectada. El ingreso al Mercosur estaría prácticamente negado. En el año 2006 el presidente Chávez suscribió la Declaración Sobre Derechos Humanos de los Presidentes del Mercosur y Estados Asociados, donde ellos expresan que:
“Reafirman su adhesión a los principios de la Declaración Americana de Derechos y Deberes del Hombre aprobada en Bogotá en 1948, y de la Convención Americana sobre Derechos Humanos suscrita en San José de Costa Rica en 1969, y su compromiso de continuar con el proceso de fortalecimiento y perfeccionamiento de la Comisión y de la Corte Interamericana de Derechos Humanos” (FUENTE: DECLARACIÓN SOBRE DERECHOS HUMANOS DE LOS PRESIDENTES DEL MERCOSUR Y ESTADOS ASOCIADOS)
Si Venezuela se sale tan cómodamente de un sistema regional tan importante como el americano, ¿Qué garantía hay de que Venezuela respetará cualquier otro mecanismo de integración como Mercosur,Unasur, CELAC, etc? La idea de estos esquemas de integración es que los Estados se sometan a su jurisdicción, con el fin de armonizar las políticas (públicas, económicas, fiscales, etc) entre los países y lograr aquel ideal bolivariano de una "América Unida". Irónicamente, salirse del sistema interamericano es totalmente contrario al ideal bolivariano.

Y ni siquiera empecemos a hablar del asiento en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU al que también aspira el país, cuando ya varias organizaciones han expresado su rechazo a la entrada venezolana en dicho organismo por la misma razón (Véase aquí).

Yo, muy sinceramente, espero que esto sea otra decisión hormonal del presidente, puesto que existe la posibilidad -quizás remota- de que Venezuela entre en un autoaislamiento internacional, al estilo bloqueo cubano, sólo que la culpa ya no sería de los EE.UU., sino de la propia Venezuela, y es que para salir de la CIDH es necesario también salir de la OEA. Y si, según ellos, son una de las pocas voces que se expresan en contra el imperialismo Yankee, en ese caso podríamos decir que la salida de Venezuela de la CIDH (y la OEA) beneficiaría mucho a esos gringos, ya que por fin de deshacen de alguien que los denuncia...

lunes, 2 de abril de 2012

Las Malvinas: Ni para uno, ni para otro


Ahora hay un tema muy "candente" entre la Argentina y el Reino Unido, y ese es el conflicto por las islas Malvinas o Falkland. Desde el punto de vista latinoamericano la posición es clara: "apoyo a la Argentina". Sin embargo, desde el punto de vista europeo: "apoyo al Reino Unido". Lo gracioso es la posición neutral de los Estados Unidos, que siendo aliado del Reino Unido (y la OTAN), tampoco desea contrariar a sus vecinos continentales, con quienes tiene acuerdos internacionales que le obligan a la defensa continental mutua, como el Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca, también conocido como TIAR.

En Blanco la famosa "Zona en Reclamación"
por parte de Venezuela
Pero ese no es el único conflicto territorial que hay en América. Desde el punto de vista venezolano, también se encuentra la "Zona en Reclamación" o la Guayana Esequiba, que también fue anexada por el Reino Unido en el siglo XIX. Otro conflicto muy recurrente, del cual el Reino Unido participó indirectamente, es el que hay entre Bolivia y Chile por las zonas del Atacama, donde los primeros perdieron su salida al mar después de la Guerra del Pacífico.

Pero yo no estoy aquí para hablar de historia. Tanto en las situaciones antes mencionadas, como en cualquier otro conflicto territorial, vamos a notar que la palabra "soberanía" empieza a surgir, en especial para las partes perdedoras del conflicto. De aquí, vamos a ver como soberanía la "autodeterminación de una nación sin injerencia extranjera", cosa que también se le conoce con el nombre romántico de la "autodeterminación de los pueblos".

Como siempre, yo estoy del lado de la polémica, pues no comparto la posición argentina, ni la venezolana, ni la boliviana, ni de cualquier otro perdedor territorial; ni mucho menos estoy del lado de las potencias "usurpadoras". Estoy es del lado de las personas que viven en dichos territorios y cuya opinión les debe ser respetada.

Quizás, es verdad, dichas tierras fueron usurpadas, pero con el pasar del tiempo las costumbres y las instituciones de dichos territorios ya no son las mismas de la nación reclamante. Un isleño (gentilicio del habitante de las Malvinas. También se les conoce como "kelpers"), no se identifica a sí mismo como argentino, sino como británico. Un guyanés no se identifica a sí mismo como venezolano, sino como guyanés. Y apuesto que puedo decir lo mismo sobre los habitantes del Atacama, o inclusive, de los estadounidenses que viven en los territorios que le arrebataron a México. Y cuando una potencia extranjera tiene la pretensión de imponer su propia cultura e instituciones a otro pueblo, eso, amigos, es lo que llaman "colonialismo" e "imperialismo", sin importar si este país es o no una gran potencia.

Si esto no fuera así: ¿Cual es la pretensión argentina sobre las Malvinas? ¿Van a obligar a sus habitantes a ser de un país al cual no quieren pertenecer? ¿Los van a expulsar de la isla? ¿No es una falta de respeto hacia los habitantes de la isla pedir una negociación con el Reino Unido sin tomar en cuenta la posición de sus habitantes?

El caso argentino para reclamar las islas tiene un trasfondo político interno, y no es más que una excusa para exaltar los nacionalismos, y hacer que la gente olvide los problemas internos que de verdad importan para los argentinos. Y no sólo eso, subyace el importante interés económico por el reciente descubrimiento de grandes reservas petroleras en los mares cercanos a las islas.

Eso de reclamar por tierras que solían ser propias, me resulta muy irónico, porque de acuerdo a dicho razonamiento, todos los Estados americanos deberían ceder los territorios antes pertenecientes a los indígenas del lugar. Cosa que no va a ocurrir nunca en ningún Estado (Recuerdo el caso de la nación Mapuche, que afectaría a Chile y Argentina). Por lo que esto sería un argumento bastante hipócrita.

Todo esto es como si se hubiese olvidado que el término "soberanía" es un término europeo, que tuvo auge en el siglo XIX, y con el cual estos imperios justificaban sus territorios en ultramar y, de ese modo, evitar que otro imperio se haga con posesión de ellas. Pero este es un término "pasado de moda", pues con lo que se conoce con el nombre de Derechos Humanos, los intereses de la humanidad son más importantes que los intereses del Estado.

Pienso que la pretensión argentina de negociar con el Reino Unido en el caso de las Malvinas, viola el principio de autodeterminación de los pueblos, pues viola claramente la autodeterminación de los isleños; y en caso de que el Reino Unido acepte una negociación, también incurriría en lo mismo. La decisión que importa está en las islas Malvinas, y no fuera de ellas. Y de igual modo, pienso lo mismo sobre el caso venezolano y Guayana, o sobre el caso boliviano, o cualquier otro. Sin embargo, yo, que vivo en Venezuela, al decir esto, muy probablemente me van a llamar de todos los colores, y en especial con el adjetivo de apátrida, cosa que también ocurrirá en la Argentina. Esto ya hace obvio que el nacionalismo es una forma de pensamiento único, donde aquel que piense distinto, debe ser rechazado.

Ahora bien, ese fue mi punto de vista como internacionalista, pues desde mi punto de vista anárquico, debo decir que estoy contra todo Estado, y eso incluye al argentino, al británico y a un posible Estado Isleño. Nadie tiene derechos sobre ningún territorio, por lo tanto, sí, los que me llamen apátrida no se equivocan, porque un anarquista pertenece al mundo y no a un pedazo de tierra. Por eso, realmente mi posición es "ni para uno, ni para otro".

domingo, 29 de enero de 2012

¿Guerra digital o Revolución digital?


El 2012 empezó con mal pie, y las amenazas a la libertad de expresión -alrededor del globo-, están a la orden del día. La posibilidad de que se ratificaran las leyes SOPA, PIPA y ACTA(acuerdo internacional), en contra de la piratería, han generado un movimiento espontáneo en su contra, y a un tipo de protesta nueva en su clase.

Aunque no se han abandonado las calles ni los carteles, la Internet y las redes sociales no sólo han proporcionado un espacio donde dirigir y organizar protestas, sino un lugar propio para la manifestación. Estas protestas virtuales son relativamente nuevas, y suelen tener un fin socio-político, o incluso económico. El "Marzo Negro" es una de estas protestas, que tiene el fin de desalentar a la industria del entretenimiento en sus intentos de controlar la web en pos de una de las tantas absurdas entelequias que existen en el mundo: los derechos de autor.

A partir de estos recientes sucesos, se habla "por primera vez" de una "guerra digital", e incluso en las redes sociales lo llamaron World War Web (con referencias a las guerras mundiales y a la World Wide Web). Y yo sólo espero no ser el único geek que se empezó a imaginar las películas de futuros distópicos y tecnológicos como Terminator y su Skynet.

Sin embargo, no creo que el término "guerra" sea el más apropiado para definir estos movimientos y acontecimientos. Quizás es porque soy internacionalista, pero estoy empeñado en enfatizar que la guerra, de acuerdo al derecho internacional, se define como un conflicto armado entre Estados, es decir, un conflicto entre ciudadanos y su Estado, no es una guerra, sino una protesta, revuelta, o revolución. Las guerras virtuales, técnicamente, existen desde hace un tiempo, y es normal escuchar noticias de chinos hackeando páginas webs estadounidenses o viceversa. Los ataques informáticos y obtención de inteligencia son una estrategia de nuestros Estados modernos. Pero repito, esto ya no es un Estado contra otro Estado, sino un Estado contra su población.

La web de almacenamiento de archivos, Megaupload, fue cerrada recientemente con la excusa de violación de derechos de autor y, de igual modo, se detuvo a sus directivos. La respuesta no se hizo esperar, y una inmensidad de usuarios protestó contra su cierre, y el grupo Anonymous dejó inaccesibles por unas horas algunas páginas del gobierno de EE.UU. y de algunas empresas. Lo interesante del asunto es que, a pesar de que al momento no estaban aprobadas las leyes SOPA o PIPA, esta web fue cerrada de todos modos. Eso quiere decir que la ley es innecesaria para llevar a cabo el propósito de "defender los derechos de autor", con lo que se tiene en la actualidad es suficiente para lograrlo, por lo que podemos deducir que su verdadero trasfondo es el de controlar y regular toda la información que circula por la web.

Entre todo esto, se suma la reciente declaración de Twitter de permitir la censura de los tuits de acuerdo a las leyes de cada país. Ellos -y muchos otros- explican que esto presenta la ventaja de que los tuits ya no serán eliminados globalmente, sino sólo localmente. Esto, en lo personal, me impresionó porque no sabía que Twitter ya realizaba la censura, y con ello lo admiten, y el hecho de que sea localmente no lo hace precisamente mejor. Ellos colocan como excusa que países como Francia y Alemania censuran los comentarios pro-nazi (y aunque no apoyo a los nazis, tampoco apoyo su censura), pero la verdad es que la intención de la compañía del pajarito azul tiene la intención de acceder al mercado chino, un enorme y jugoso mercado al que pocas compañías tecnológicas y de telecomunicaciones tienen acceso. Esto trae a colación una contradicción entre los intereses de la empresa y sus usuarios, en especial cuando Twitter fue uno de los catalizadores de la Primavera Árabe. El riesgo que esta medida puede traer es un efecto dominó donde cada vez más países vean el beneficio de tener leyes restrictivas en las redes sociales.

Como lo veo, la protesta digital tiene algunas ventajas. La posibilidad de permanecer en el anonimato es una ellas, y con ello se evitaría ser perseguido (Es como un graffiti versión digital). Pero otra puede ser el alcance del mensaje que se quiere transmitir, así como la rapidez de transmisión, algo que no es fácil de conseguir en una protesta normal, en especial cuando tienes que esperar que llegue una cámara de TV, y sólo dependes de la "buena voluntad" del resto de los usuarios para retransmitir la información. Y si el objetivo de una protesta es crear conciencia sobre un tema, este es un buen modo de lograrlo.

Dicen que Anonymous es sólo un actor secundario de nuestro escenario, pero creo que juega a ambos papeles, puesto que son sus propuestas las que se toman en cuenta, y el impacto mediático que tienen es muy obvio. Sin embargo, al fin y al cabo, el personaje principal no es Anonymous, sino la población contra el poder instituido, ya sea este su gobierno o una empresa. En fin, no es una guerra, sino el despertar de una revolución social digital.

lunes, 9 de enero de 2012

SOPA es el indicio de que la industria del cine ha fallado en innovar


Traduje este texto del inglés porque me ha parecido muy bueno, y deseo compartirlo y que sea del conocimiento público. Este artículo fue publicado en The Atlantic por Steve Blank. Todos los datos y fuentes son suyas, y sólo me limité a traducir al español, incluso hay algunos asuntos con los que discrepo.
Esta controversial ley antipiratería gira alrededor de los estudios y demás corporaciones que hacen excusas por su atraso tecnológico al buscar ganancias al corto plazo.

El año pasado, la industria del cine alcanzó unas ganancias de 30.000 millones de dólares por ingresos en taquilla. Pero el total de ganancia de la industria fue de 87.000 millones de dólares. ¿De donde vienen esos 57.000 millones? De fuentes que los estudios una vez alegaron que los sacarían del negocio: TV Pay-per-view, Cable y satélite, renta de películas, venta de DVD, suscripciones en línea y descargas digitales.

El negocio de la música y el cine se ha equivocado constantemente al proclamar que las nuevas plataformas y canales los dejarían en quiebra. En cada caso, la nueva tecnología ha producido un mercado mucho más grande que el que existía previamente.

Años:
- 1920: El negocio de las grabaciones se quejó por la radio. El argumento era que la radio, al ser gratis, era imposible de competir. Nadie iba a volver a comprar música.
- 1940: los estudios de cine tuvieron que desprenderse de su canal de distribución -ellos poseían más del 50% de los teatros de cine de los EE.UU.. "Todo ha terminado", arguyeron los estudios. De hecho, el número de pantallas de cine aumentó de 17.000 a 38.000 hasta el día de hoy.
- 1950: la televisión era gratis; la amenaza era la televisión por cable. Los estudios argumentaron que la TV gratis no podía competir con la paga.
- 1970: Los Video Cassette Recorders (VCR) iban a ser el fin del negocio de las películas. Ellos, junto a la Agencia Cinematográfica de EE.UU. pelearon contra ellos utilizando la hipérbole del "fin de los tiempos". ¿La realidad? Después de que se introdujo los VCR, las ganancias de los estudios se dispararon. Con un nuevo canal de distribución, la renta de películas superó la venta de taquillas en los teatros del cine.
- 1998: La Agencia Cinematográfica de EE.UU. logró que se aplicara la Digital Millenium Copyright Act (DMCA), que haría ilegal si haces una copia de un DVD que hayas comprado.
- 2000: Digital Video Recorders (DVR) como el TiVo, que permitían a los consumidores saltarse los comerciales, iban a ser el fin de TV. Sin embargo, DVR reinició el interés en la TV.
- 2006: Las radiodifusoras demandaron a Cablevisión (y perdieron) para prevenir que ofrezcan un DVR basado en "la nube" a sus clientes.
Hoy: el Internet va a sacar a los estudios del negocio. ¿Les suena familiar?

¿Por qué la industria del cine se ha equivocado tantas veces? ¿Y por qué insisten en luchar contra la nueva tecnología?

LA FALTA DE INNOVACIÓN Y REGULACIÓN
La industria del cine nació con una norma técnica única: la película de 35mm, y por décadas tuvo un sólo modo de distribuir su contenido: los teatros de cine (que hasta 1948 los estudios poseían). Fueron 75 años hasta que los estudios tuvieron que lidiar con los cambios de tecnología que afectaban sus plataformas y canales de distribución. Y cuando ocurrió (cable, VCR, DVD, DVR, la internet), fue un ataque implacable. Los estudios respondieron intentando anular cualquier tecnología y/o canal de distribución mediante leyes y juicios.

¿Pero por qué creen que la solución es por las leyes y en Washington?
Historia y éxitos.
En los años 20 algunos estados empezaron a censurar películas y el gobierno federal amenazaba con hacerlo también. Los estudios establecieron autocensura y un sistema de clasificación que mantuvo afuera los temas políticos y sexuales en la pantalla por 40 años. Nunca más queriendo estar del lado perdedor de una batalla política, ellos crearon la Agencia Cinematográfica de EE.UU.

Para los años 60, la Agencia Cinematográfica logró una captura de regulador (donde una/s empresas dominantes controlan a las agencias gubernamentales que se suponen deben regularlas) cuando contrataron a Jack Valenti, quien dirigió los esfuerzos del lobby por los siguentes 38 años. Irónicamente, fue la coja habilidad de Valenti en impulsar la innovación competitiva la que negó la necesidad de que los estudios desarrollaran agilidad, visión y liderazgo tecnológico.

La introducción de nueva tecnología siempre rompe con el mercado existente, particularmente con los propietarios de contenidos que venden a través de los canales ya establecidos. Los argumentos suelen tener metas a corto plazo, y por lo general fallan en reconocer que puede hacerse más dinero en estas nuevas plataformas y canales de distribución.

En una industria que se enfrenta a constantes cambios tecnológicos, los ejecutivos y las juntas de los estudios tienen abogados, especialistas y gerentes financieros, pero no tienen la habilidad para manejar estos cambios. Por lo tanto confían en hacer lobby ($110 millones al año), demandas, campañas electorales (¿Me pregunto por qué el presidente no vetará la SOPA) y relaciones públicas.

Irónicamente, los 6 grandes estudios cinematográficos tienen laboratorios tecnológicos en Silicon Valley, con proyectos en derechos de transmisión, Video On Demand, Ultraviolet, etc. Pero al carecer del apoyo de los ejecutivos o las juntas, estos laboratorios quedan olvidados en la estrategias de los estudios. En lugar de liderar con una nueva tecnología, los estudios lideran con demandas, leyes y lobbying. (Imagina si esos $110 millones fueran a la innovación de tecnología)

LA GRAN MENTIRA DE LA PIRATERÍA
Uno de los argumentos de los estudios es que necesitan la ley para detener la piratería. La realidad es que la piratería se encuentra en todos los tipos de comercio. Los videojuegos y software han sido un objetivo constante desde su introducción. Las tiendas de comestibles y al por menor lo llaman eufemísticamente "contracción". Las compañias de crédito lo llaman fraude. Pero ninguna usa regulaciones tan a menudo como los estudios de cine para resolver un problema de negocios. Y ninguna está tan dispuesta a hacer un daño colateral a otras innovadoras industrias (VCR, DVR, subida de archivos y ahora la Internet misma).

Los estudios ni siquiera pretenden que esta legislación beneficie al consumidor. Todo es por proteger las ganancias a corto plazo.

Cuando son abogados y gerentes financieron los que manejan tu industria y tus grupos de presión son ex-senadores, comprender la tecnología y la innovación no es una de tus capacidades básicas.

La ley SOPA (y el bloqueo de DNS) es lo que pasa cuando alguien con un título de "antipiratería" o un abogado de derechos de autor tiene más influencia que una persona con conocimientos tecnológicos. SOPA le da a las corporaciones un poder sin precedentes para censurar cualquier sitio en la Internet. Es como si alguien robara en tu tienda, y el gobierno te la cerrara por infringir SOPA.

La historia ha demostrado que el tiempo y las fuerzas del mercado proveen equilibrio a los balances de intereses, ya sea que la nueva tecnología sea una grabadora de video, una computadora personal, un reproductor de MP3 y ahora la web. Es prudente que las cortes y el congreso tengan precaución antes reestructurar las teorías de confiabilidad con el propósito de dirigirse a un abuso de mercado específico, a pesar de su aparente magnitud.

Lo que la industria de la música y cine deberían hacer en Washington es promover leyes que adapten las tecnologías a las leyes de copyright, y después liderar la transición hacia nuevas plataformas.

El gobierno de EE.UU. ha liderado la iniciativa de un Internet libre alrededor del mundo. La Secretaria de Estado, Hillary Clinton, afirmó: "...Cuando las ideas son bloqueadas, la información borrada, conversaciones ahogadas, y la gente constreñida a pocas opciones, la Internet se disminuye para todos nosotros".

Que mal que el líder de la Agencia Cinematográfica -un ex senador- se halla burlado de sus palabras al preguntarse: "¿Por qué nuestra censura no puede ser como la de China?"

Nos preguntamos: ¿Por qué la industria cinematográfica no puede innovar como Silicon Valley?

ARTÍCULO ORIGINAL (en inglés) por aquí